El garaje no es un lugar más es un edificio y por este pasan un elevado número de personas a lo largo del día. Ya sea privado o colectivo, los garajes son unas estancias que van más allá de poseer la simple función de albergar vehículos, sino que también sus propietarios lo transitan de manera habitual.

La importancia de conservar los garajes

Sin lugar a duda, es básico realizar un correcto mantenimiento del garaje para que estén bien conservados y evitar en la medida de lo posible cualquier tipo de accidente por su deficiente estado. A pesar de ser un espacio algo olvidado a la hora de invertir un determinado presupuesto para su mantenimiento, debe cuidarse mucho todas las instalaciones que lo conforman. Es necesario dedicarle una partida notable para su buen mantenimiento, que a la postre repercutirá en un mejor funcionamiento del propio garaje.

En caso de falta de mantenimiento el riesgo de aparición de desperfectos o serios problemas en las instalaciones es cada vez mayor y es un asunto muy delicado para no darle la importancia que realmente tiene. En el artículo de esta semana repasamos los consejos necesarios para que los garajes se encuentren en el mejor estado, evitando cualquier tipo de percance para los usuarios del mismo.

Revisión exhaustiva

Para que un garaje se encuentre en las mejores condiciones es vital que pase una revisión profunda de todos sus componentes. El estado de la propia estructura, puertas, tuberías, circuitos eléctricos, sistemas de ventilación o salidas de emergencia, son algunos de los aspectos que deben revisarse en detalle dentro de un garaje. Siempre es mucho más recomendable hacer una revisión a tiempo antes que lamentar cualquier percance o accidente por dejadez en su conservación.

Limpieza periódica

El garaje es un espacio común y como tal debe se permanecer lo más limpio posible ya que es transitado por un elevado número de personas durante todo el día. Mantener este lugar con una buena limpieza es clave para la correcta utilización por parte de sus usuarios que necesitan entrar en el de forma rutinaria.

La limpieza debe ser completa, sobremanera en las zonas de entrada y salida de los vehículos, donde se acumula la mayor cantidad de suciedad. Son muchas los elementos que pueden entrar en un garaje a través de las ruedas de los vehículos. Desde restos de barro, arena, agua, además del polvo acumulado en su interior pueden ir creando una capa de suciedad que a la larga puede conllevar serios problemas de mantenimiento.

La periodicidad en la limpieza va ligada normalmente a las necesidades propias del garaje, la clase de pavimento que posee y la antigüedad del mismo. Por ello es importante hacer un repaso general, ya sea de tipo semanal, quincenal o mensual, y siempre es más efectivo a largo plazo que este trabajo lo desempeñen profesionales del sector que cuenten con una dilatada experiencia en este tipo de labores.

Además, un punto clave a reseñar en un garaje es la limpieza de los baños. Son habitualmente utilizados y deben revisarse a fondo y con la frecuencia necesaria para mantenerlos en el estado más higiénico posible.

Uso correcto del propietario

Si la revisión y limpieza del garaje son prácticas muy necesarias para mantener en buen estado un garaje, el uso dado por los propietarios tiene una importancia muy notable. Basta con no provocar defectos en las instalaciones y con tratar de no ensuciar para que el mantenimiento sea menos costoso.

En Indeco Obras & Infraestructuras contamos un grupo de profesionales con una amplia experiencia en el sector de la construcción y siempre tenemos el objetivo de satisfacer las necesidades de nuestros clientes y ofrecerles el mejor servicio.