Si estás pensando en comprar una casa, una de las primeras cosas que tendrás que decidir cuando empieces a mirar inmuebles es si quieres una vivienda nueva o una que necesite ser reformada. Aunque la reforma de una vivienda de mucho miedo, comprar una casa nueva no es siempre lo mejor, ya que puede no cubrir todas tus necesidades.

Por otro lado, esta misma duda asalta a los propietarios de una vivienda cuando la quieren vender. Ponerla a la venta reformada o no. En este caso nuestro consejo es que no es necesario reformarla para vender. Existe un público muy amplio interesado en comprar pisos para reformar antes que nuevos y poder dejarlos a su gusto. En el caso de que la vivienda necesite una reforma integral es mejor dejar unos planos listos. Así, los posibles compradores se pueden hacer una idea de las posibilidades del piso.

Ventajas de comprar una vivienda para reformar

Además del ahorro que conlleva comprar una vivienda de segunda mano. Son mucho más baratas que viviendas de obra nueva, existen otra serie de ventajas:

Una de las ventajas más destacada es poder reformar el piso a tu gusto y necesidades. Una vez tengas claro dónde están los tabiques de carga del edificio, los cuales hay que respetar, puedes distribuir el espacio del piso como quieras, como necesites o como más te guste.

Los inmuebles a la venta a reformar, suelen ser pisos antiguos y estos normalmente están ubicados en el centro de las ciudades. Lo que incrementa el valor de la vivienda.

El precio. Una vivienda de segunda mano es más barata como ya dijimos que una nueva. Además, si el piso necesita reformas es una excelente baza para negociar su precio.

La demanda de este tipo de pisos es menor. Esto se debe, a que no solo pagaremos el precio del inmueble, También hay que pagar el precio de la reforma. No todo el mundo está dispuesto a realizar ese “doble” desembolso ni embarcarse en el tiempo que supone una reforma integral y todo lo que conlleva.

Una ventaja muy atractiva es la revalorización del inmueble tras ser reformado.

Ahora que ya tenemos claras las ventajas de comprar un piso para reformar, a la hora de adquirir un inmueble de segunda mano ¿qué debemos tener en cuenta? Obviamente el dinero que hay que invertir en reformarlo. Pero también nos debemos fijar en otra serie de cosas.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir un piso a reformar?

Cuestiones como la ubicación del piso o el estado del edificio son claves a la hora de elegir un piso de segunda mano.
Otro punto determinante es tener bien claros los objetivos de la compra y todo lo que conlleva. Por ejemplo ¿es una inversión para luego volverla a lanzar al mercado? ¿vas a vivir en el piso reformado? etc.
Nuestro consejo, antes de decidirte por un inmueble u otro investiga un poco el mercado: precios, zonas de interés, posibles desarrollos urbanísticos …

Si ya has adquirido tu piso para reformar, no dudes en contar con profesionales como Indeco. Llámanos y disfruta de tu hogar a pleno rendimiento.