Las ventanas de una casa son un elemento muy importante de la vivienda ya que cumplen diferentes funciones. Son las responsables de que entre la luz en el hogar. También, son las encargadas de la ventilación de la vivienda y uno de los elementos que comunica el interior con el exterior. Sin embargo, también se pueden considerar uno de los puntos débiles del hogar desde el punto de vista térmico. De ahí la importancia de tener unas buenas ventanas.

La madera era el material con el que se fabricaban las primeras ventanas, tal y como las conocemos hoy. La madera de las ventanas se podía pintar o barnizar para hacerlas más resistentes. Más tarde, se empleó el acero para fabricar ventanas. Sin embargo, este material no ofrecía resistencia a la corrosión y por eso se pasó a utilizar las hojas de aluminio. El aluminio es un material mucho más ligero y que no se oxida, pero con un precio más elevado que el acero.

Por último apareció el policloruro de vinilo, más conocido como PVC. Este material destaca por sus propiedades durabilidad, aislamiento térmico y aislamiento acústico. Junto con el aluminio, en la actualidad, el PVC es uno de los materiales más empleados.

Viendo las diferentes funciones que cumplen las ventanas, mantenerlas en perfecto estado para que cumplan su misión es muy importante, ya que con el tiempo las ventanas no cumplen su función con la eficiencia que sería deseable.

Beneficios de unas ventanas nuevas

Cambiar las ventanas de tu casa es una de las mejoras más importantes que se pueden hacer en una vivienda. Esta reforma aumentará el valor de la vivienda. Este cambio hay que verlo como una inversión.

Hogar más eficiente

Al cambiar las ventanas de tu casa conseguirás un mejor aislamiento de la vivienda, lo que se traduce en un ahorro de energía ya que podrás disminuir el uso de la calefacción y el aire acondicionado tanto en invierno como en verano y reducirás tus facturas.
Además, mejora del confort en el hogar y ayuda a la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Mejora del aislamiento acústico

El cambio de ventanas no solo aporta beneficios en cuanto a temperatura se refiere, también consiguen un confort acústico para disfrutar en casa de un ambiente tranquilo y sin ruidos del exterior. Conseguir una buena barrera frente al ruido exterior, es sinónimo de descanso y bienestar.

Seguridad

Unas buenas ventanas ofrecen unas garantías de seguridad ya que no solo nos protegen del frío y del calor. También, garantizan la seguridad de las personas de la casa.

Unas ventanas que cierren de manera hermética mantienen a raya la entrada del polen y ácaros en la vivienda, contribuyendo a una mejora en la salud familiar.

 

¿Cuándo cambiar las ventanas de tu casa?

Que una vivienda cuente con unas buenas ventanas, como hemos visto, conlleva una serie de beneficios. Por ello es importante saber cuándo es necesario realizar esta pequeña reforma.

Si las ventanas de tu casa no cierran bien o notas corrientes de aries serán síntomas de que necesitan ser cambiadas. Otra señal a tener en cuenta, será la factura de la calefacción. Si percibes que para calentar tu casa, la calefacción tiene que estar mucho tiempo encendida, lo más seguro es que el calor se esté escapando a través de las ventanas. Por último una señal muy clara que indica la necesidad de un cambio de ventanas es cuando la humedad se concentra en el cristal de la ventana, debido a que ha perdido sus propiedades aislantes.

 

Si necesitas cambiar las ventanas de tu hogar, no dudes en contar con profesionales como Indeco. Siempre a tu lado para tus reformas y obras en casa. Llámanos y te asesoraremos para que puedas disfrutar de tu hogar a pleno rendimiento.

Solicita más información aquí