La reforma integral de una casa supone un gran desembolso económico,  a veces más elevado de lo que esperábamos. Aun así siempre es posible ahorrar unos euros. Lo que nunca se debe hacer es emplear los materiales más baratos  y de peor calidad porque en muchas ocasiones lo barato sale caro, y más en algunos aspectos de una reforma.

Para realizar una reforma integral de la vivienda sin que el coste nos suba como la espuma es muy importante tener las cosas claras. Nuestro consejo es que partas de una calidad media y según el  presupuesto, ir ajustando las calidades en función del uso y del coste que implica un cambio en el caso de que se deteriore.

Por eso hay una serie de elementos en los que elegir una baja calidad no es buena idea. Sigue leyendo y descubre en qué no podemos escatimar en una reforma.

¿Por qué no emplear una calidad baja en la reforma integral?

Hay una serie de elementos en los que no se debe escatimar cuando realizamos la reforma integral de nuestra casa.

El suelo

Una opción muy atractiva, cuando tenemos una vivienda cuyo suelo tiene desperfectos es cubrirlo con suelo vinílico o linóleo autoadhesivo. Se colocan por encima del suelo estropeado.

Sin embargo, desaconsejamos esta opción ya que el suelo de una vivienda sufre mucho. Es más si en la vivienda hay niños y mascotas mucho más. Es importante que el suelo sea de calidad ya que resistirá mejor el paso del tiempo.  No hace falta que escojas la tarima más cara que hay. Lo importante a la hora de elegirla es el tipo de uso y de tránsito que tendrán las estancias en las que la coloques.

Además, cambiar el suelo de una vivienda requiere una gran obra. Siempre será mejor realizarla dentro del conjunto de obras de una reforma integral.

Instalación eléctrica y tuberías

Como no se ven, podemos tender a buscar el ahorro en estas instalaciones. No obstante, elegir una calidad baja conlleva dos tipos de riesgos: un riesgo para las personas que viven en la vivienda y un riesgo para la integridad y funcionalidad de la propia casa. Es decir, un cable eléctrico de baja calidad podría provocar un chispazo y estropear electrodomésticos, y crear cortocircuitos y sobrecargas. Incluso podría provocar un incendio.

Aislamiento: ventanas y puertas

Estos elementos que a la larga te permitirán ahorrar. Cambiar las ventanas no se debe ver como un gasto superfluo. Todo lo contrario, es una inversión que te ayudará a ahorrar tanto en invierno como en verano.
En el caso de las puertas del interior de la vivienda, se les puede hacer un lavado de cara. Es decir, se pueden lijar para volver a pintar.

Profesionales

Un gasto que no se suele tener en cuenta y que sin duda es un factor clave a la hora de ahorrar. Lo más importante es trabajar con un equipo que nos aporte confianza.

Es muy importante que a la hora de comparar presupuestos te fijes en las calidades de los materiales y no escojas solo por el precio. Contratando a profesionales serios y de confianza evitarás desagradables sorpresas de última hora.

¿Cómo podemos ahorrar sin sacrificar la calidad en una reforma?

Aunque no lo parezca sí que es posible ahorrar en la reforma integral de una vivienda sin sacrificar la calidad de los materiales.

Tómate tu tiempo para decidir los modelos de los elemento que vayas a renovar, como por ejemplo sanitarios grifería,etc. La oferta es amplísima y es posible encontrar unos precios más competitivos que otros.

Infórmate sobre las subvenciones disponibles para la rehabilitación de viviendas. Si estás pensando en hacer una reforma integral de tu vivienda en Indeco Obras & Infraestructuras te damos el asesoramiento profesional que necesitas.