Construir tu propia vivienda no es algo que se haga todos los días y, en la mayoría de las ocasiones no se tiene experiencia previa en el tema, por lo que surgen innumerables cuestiones que hay que ir resolviendo a medida que avanzas en la construcción.

Necesidades, presupuesto y estudio

Antes de empezar a buscar un contratista lo primero que tienes que tener en cuenta son tus necesidades. Cuál va a ser el número de habitaciones, si quieres o no garaje o más de una planta. Esto te permitirá hacerte una idea de la distribución que necesitarás.

Muy importante también, el presupuesto con el que cuentas y si vas a necesitar algún tipo de financiación, ya que si dependes de esto, puede demorar algo más la realización de las obras.

Elige bien el lugar donde vayas a construir tu vivienda. Si no cuentas con un terreno propio, será uno de los principales gastos a la hora de construir tu propia casa, por lo que elegir el lugar adecuado es primordial. Para elegir el solar, tendrás que tener en cuenta las necesidades que has establecido previamente y que se encuentre dentro de suelo urbano, es decir, que cuente con servicios de agua, electricidad, red de saneamiento y telecomunicaciones.

Lo normal es que ya sepas la zona en la que te gustaría tener tu casa, así que por la misma zona habrá que encontrar un terreno que se adapte a lo que necesitas.  Para ello es interesante tener un estudio previo de esas necesidades por parte de un técnico.

El proyecto de tu vivienda

El estudio que contrates tiene que contar con algún arquitecto que se encargue de redactar el proyecto y de firmarlo. Es el profesional habilitado para este trabajo. Pero, además de contar con un arquitecto, hoy en día es necesario contar también con otros técnicos que colaboren desde la fase de proyecto. Las exigencias normativas son muchas y siempre será mejor contar con especialistas.

Aunque el arquitecto te irá guiando durante todo el proceso, es fundamental darle a conocer una serie de premisas, como el tamaño y el estilo que quieres para tu nueva vivienda. Él, a su vez, te orientará en temas más técnicos, como los sistemas de edificación, elección del tipo de cubierta, ventilación, confort térmico, etc.

Una vez definido el boceto inicial, el arquitecto elabora el Proyecto Básico, que consta de una memoria, planos de la obra a realizar y su adecuación a la normativa. Es importante que el proyecto quede definido hasta el más mínimo detalle, así evitaremos modificaciones durante la fase de ejecución y nos evitaremos sorpresas en los costes finales de la obra.

Merece la pena dedicar un poco más de tiempo ahora, para que después no haya ningún contratiempo.

Pedir la licencia de obra para tu vivienda será el siguiente paso.  En realidad ya la podrías solicitar con el proyecto básico, aunque en el caso de viviendas unifamiliares se suele presentar el proyecto básico y el de ejecución al mismo tiempo.

Al final, después de conocer tus necesidades y haber escogido el lugar donde empezar tu nuevo hogar, lo más importante es rodearse de un equipo cualificado y completo que te ayude durante todo el proceso.

Desde INDECO Obras & Infraestructuras te damos el asesoramiento profesional que necesitas, nos encargamos de todos los trámites, licencias y proyectos de obra necesarios, así como llevar a cabo su ejecución.

¡Contacta aquí!