Actualmente la mayoría de las nuevas viviendas que se construyen cuentan con un plato de ducha en sus baños. Sin embargo, esta tendencia no era habitual hace tantos años, por lo que es muy común que nos encontremos con casas y pisos que tengan una bañera y que además, ocupa un espacio innecesario y no resulta muy útil.

Principales ventajas del plato de ducha

  • Más espacio: Las bañeras son grandes y ocupan mucho espacio, tanto físico como visual. Cambiar la bañera por plato de ducha genera una mayor sensación de amplitud, lo que nos permitirá tener más espacio para moverse o colocar mobiliario.
  • Mayor seguridad: Los platos de ducha son elementos más cómodos y fáciles de usar que las bañeras, debido a que no tienen desnivel. Los platos de ducha antideslizantes actuales son una opción totalmente segura.
  • Accesibilidad: El acceso a la ducha es más fácil y se pueden colocar diferentes tipos de agarraderos o asientos, esto facilita mucho el día a día de personas mayores, con movilidad reducida o personas que en un momento dado sufren una lesión.
  • Una reforma sencilla: Colocar un plato de ducha en lugar de una bañera hará que el espacio se vea más moderno y actual. Además, se trata de una reforma sencilla, económica y muy rápida de realizar.
  • Ahorro energético y económico: Una de las ventajas más sostenibles. Se trata de un ahorro de dinero, de tiempo y de recursos medioambientales. Es obvio que una ducha requiere menos agua que un baño, lo que se traduce en un menor gasto de este servicio. Esta economía hará que a la larga la factura disminuya, lo que conseguirá que el coste de la obra en poco tiempo se amortice.
  • Funcionalidad: ¿Cuándo ha sido la última vez que te has dado un baño relajante? La ducha tienes la opción de convertirla en un mini spa con distintos accesorios, rociador efecto lluvia, colorterapia, columnas de hidromasaje, cromoterapia,….
  • Diseño: Los platos de ducha y mamparas actuales son modernos y no tienen nada que ver con los de antes, existe un amplio abanico de posibilidades de diseño, colores, tamaños…
  • Limpieza e higiene: El mantenimiento y limpieza de un plato de ducha es más sencillo y cómodo que el de una bañera. La superficie es plana y, por lo general, más pequeña que en una bañera, lo que consigue que se ahorre una vez más en tiempo y dinero para su limpieza.

Opciones para todos los gustos

 

Una vez que decidáis hacer este cambio, existen muchas opciones a la hora de elegir qué tipo de plato de ducha preferís u os conviene más.

Los hay rectangulares como las bañeras, para quienes necesitáis espacio cuando os ducháis. Además, podéis optar por mamparas transparentes, que igualmente dará sensación de un baño con más espacio.

Algunas de las principales características que han de tener las duchas son la amplitud necesaria para estar cómodo dentro de ella, la funcionalidad, ya sea de uso para personas mayores o con movilidad reducida, y que la alcachofa sea fácil de usar, entre otros.

Esta reforma es una forma sencilla, práctica y económica de darle nueva vida al baño que tanto habéis querido renovar. Con esta reforma se le puede dar ese estilo que tan deseado con calidad. Cuando se trata de un diseño moderno, actual y seguro, el cambio de la bañera por un plato de ducha es una opción difícil de igualar.

 

¿Vas a hacer una reforma en tu baño? Desde INDECO Obras & Infraestructuras te damos el asesoramiento profesional que necesitas, así como llevar a cabo su ejecución ¡Contacta aquí!